• Escríbenos a nuestro Whatsapp: 316 764 20 88

A cuatro años de operaciones, el MÍO no ha logrado alcanzar su equilibrio económico

Tras invertir unos $500.000 millones los operadores del Masivo Integrado de Occidente aún no logran el equilibrio económico. Preocupación.

Después de cuatro años de operación, el MÍO no ha podido alcanzar su punto de equilibrio económico y sus inversionistas dicen estar asfixiados financieramente.

Cada mes, los cuatro operadores del sistema están perdiendo alrededor de $6.000 millones, porque los ingresos del sistema no son suficientes. Hoy sólo reciben el 50% de la tarifa. El MÍO está moviendo 430.000 pasajeros diarios en el mejor de los casos, cuando hoy debería transportar 730.000. En efecto, el MÍO tiene en circulación 731 buses, cada uno de los cuales debería mover mil pasajeros en promedio al día. Pero sólo llega a 590 pasajeros promedio cada vehículo.

Los cuatro operadores les deben hoy a los bancos $500.000 millones, de créditos adquiridos hace cinco años para asumir la operación del sistema. En 2007, cuando adquirieron los créditos, los bancos les dieron dos años de gracia para amortizar capital y entre tanto pagaban intereses. Cuando ese plazo expiró, aún no había empezado la operación regular del MÍO. Los bancos les dieron otros dos años de gracia para amortizar capital. Desde noviembre del 2012 empezaron a hacerlo sin que los ingresos aumentaran, lo que golpeó duro el flujo de caja de las empresas.

Eso ayudó a precipitar la crisis de ETM, operador del MÍO, que el 30 de enero inmovilizó 51 de sus 136 buses por falta de plata para comprar combustible. Crisis que ya había vivido Unimetro hace dos años, cuando sus accionistas iniciales se vieron obligados a venderle el 57% de su participación a Si03 de Bogotá (operador del Trasmilenio).

Actualmente el MÍO tiene en circulación 731 vehículos, que son el 80 % de la flota total requerida para el sistema estimada en 911 buses. El sistema tiene 90 rutas habilitadas, de las cuales 6 fueron suspendidas hace diez días por la crisis de ETM. María del Pilar Rodríguez, gerente de Metrocali, dijo que su Fondo de Contingencia le está subsidiando combustible. Pero ETM no puede más y ya pidió acogerse a la ley de insolvencia económica para frenar su crisis.

Pero, como lo dijo el personero Andrés Santamaría, el cuello de botella del MÍO es que no ha podido mejorar la demanda de pasajeros y para hacerlo hay que chatarrizar. Es decir, sacar buses del viejo sistema colectivo. Pero como no hay para pagar esa chatarrización ni para comprar nuevos vehículos del MÍO, entonces no pueden salir los buses viejos.

De esta manera, esto se ha vuelto un círculo vicioso que no se puede romper sino con recursos de los operadores para chatarrizar buses y crecer el MÍO.

Es por eso que el alcalde Rodrigo Guerrero indicó que no puede retirar los buses del colectivo tradicional que aún circulan, porque los afectados son los usuarios. Como ocurrió con cuatro mil de ellos cuando se suspendieron seis rutas de ETM hace diez días.

“El reto de Metrocali es lograr ese equilibrio económico, el pago adecuado de la chatarrización y la sustitución de buses para que haya un servicio de continuidad a los ciudadanos”, dijo Santamaría.

Juan Carlos Orobio, director de operación de Metrocali, informó ante la Personería que actualmente están autorizados para seguir prestando el servicio colectivo un poco más de 1100 buses del viejo colectivo, que operan 12 rutas.

Y como parte de un plan de choque para mejorar el sistema, Metrocali aspira vincular al menos 200 de estos buses para que sirvan de alimentadores del MÍO. Los pequeños propietarios hicieron saber que están listos a escuchar la propuesta porque quieren seguir trabajando.

Miguel Durán, superintendente de Puertos y Transportes, indicó que ETM está sometida a control administrativo por su despacho y no descartó que otros operadores también lleguen a estarlo para garantizar un mejor desempeño.

El temor de los operadores es que ante los líos financieros que afrontan ellos y el sistema se incurra en mora en el pago de los créditos y los bancos le bajen a B la calificación al MÍO, lo que significaría dificultades para más créditos y desembolsos. Y un freno para el sistema.

El País presenta la realidad financiera de los cuatro operadores del MÍO.

GIT Masivo

El Grupo Integrado de Transporte, GIT, ha invertido hasta la fecha $240.000 millones para garantizar el 33 % de la operación del MÍO. Es la operadora con la mayor participación dentro del sistema. Hasta el momento ha ingresado 300 vehículos articulados, padrones y alimentadores y tiene aún por comprar 40 carros para completar su cuota.

Ha chatarrizado 1200 vehículos, pero está pendiente de adquirir 400 buses más para desvincularlos del servicio colectivo. Esto requerirá una inversión adicional de $24.000 millones aproximadamente.

Según su gerente, César Vergara, hasta el momento GIT ha hecho el 85 % de la inversión que le toca y aún cuenta con saldos de créditos bancarios gracias a los cuales está cumpliendo con la operación que le corresponde en el MÍO.

Pero el desfase mensual para cumplir con esa operación es de $2000 millones, que financia con sus propios recursos.

La operadora ha hecho alrededor de 30 capitalizaciones durante estos cuatro años de operación para garantizar su presencia en el MÍO. Pero si no se logra el equilibrio económico en junio próximo tendría problemas de liquidez y afrontaría dificultades parecidas a las que hoy sufre ETM para operar.

Blanco y Negro

Blanco y Negro Masivo es el operador que, aparentemente, menos problemas tiene, a pesar de que aún no ha logrado su punto de equilibrio y tiene cuantiosas pérdidas mensuales, similares a las de GIT. Su participación es del 29 % en el sistema.

Según cifras de Metrocali, tiene actualmente 242 buses en servicio, el 27 % del total. Su cuota son 264 buses, lo que quiere decir que le faltan por vincular 22 vehículos.

Junto con GIT, a Blanco y Negro le ha tocado entrar a suplir la falta buses que dejó ETM en los últimos días y otras veces Unimetro.

Se estima que ha invertido en el sistema de transporte alrededor de $220.000 millones.

Este es el único de los cuatro operadores que no ha anunciado demandas contra Metrocali por incumplimiento en la infraestructura y otras condiciones necesarias para alcanzar el equilibrio económico, algo que hoy tiene asfixiados a los inversionistas del MÍO.

Blanco y Negro ha chatarrizado alrededor de mil buses del viejo sistema colectivo y le harían falta unos 400 más por sacar, lo que le significaría una inversión de $24.000 millones.

Unimetro

Esta operadora fue constituida inicialmente por unos 600 pequeños propietarios del transporte que aportaron su vehículo y adquirieron una participación accionaria para capitalizar la empresa.

Sin embargo, no pudieron conseguir los recursos suficientes para asumir el 18 % de participación que tienen en el MÍO y hace dos años debieron vender el 57 % de su paquete accionario a SI03, una empresa bogotana cuyos socios también participan en la operación de Transmilenio.

Este socio le dio oxígeno financiero a Unimetro, que ha invertido alrededor de $100.000 millones en el MÍO, pero tiene pérdidas mensuales superiores a los $700 millones en el sistema.

Hoy, Unimetro está operando con 128 buses, pero su flota en el masivo debe ser de 164 vehículos. Le faltan 36 buses por vincular. Según cifras de Metrocali, este operador está un 4 % por debajo de lo que debe ser su participación operativa en el sistema y es, de acuerdo al récord de trabajo, el que menos cumple el plan operativo, porque cada día tiene entre 15 y 20 vehículos fuera de servicio por diversos motivos.

También le quedan alrededor de 500 buses del colectivo por chatarrizar que valen unos $30.000 millones.

Empresa de Transporte Masivo, ETM

ETM es el tercer operador del MÍO, con el 20 % de participación. ETM adquirió un crédito con el banco BBVA por $110.000 millones en el 2007.

La compañía ha hecho varias capitalizaciones. Incluso algunas de las siete empresas de transporte que fueron socias en principio de ETM ya han vendido su participación inicial.

Hoy ETM tiene dos solicitudes de crédito ante el BBVA y Colpatria que están en estudio, según sus voceros. Ese sería un salvavidas para garantizar el normal servicio de toda la flota que tienen a su cargo y adquirir 31 buses padrones que no han podido comprar para cumplir su cuota en el MÍO. Pero el reporte que tiene Metrocali es que la compañía se declaró en insolvencia económica para reacomodar su operación y finanzas.

Esta operadora tiene una flota vinculada de 153 vehículos, pero su plan de operación es con 136 buses. Ha operado irregularmente con 85 vehículos. Eso corresponde a una participación de apenas el 9 % del total de la flota operativa del MÍO, cuando debería participar del 20 % de la operación.

Gloria Patricia Vélez, representante legal de ETM, dijo ante la Personería que “en este momento ETM está soportando pérdidas por valor de $1.600 millones, la situación de ETM es crítica porque se han alterado las condiciones técnicas, económicas y jurídicas por parte de Metrocali”, indicó.

Fuente: http://www.elpais.com.co/elpais/cali/noticias/cuatro-anos-operaciones-mio-ha-logrado-alcanzar-su-equilibrio-economico

Publicaciones relacionadas:

Comentarios

comentarios

About The Author

Canal2

No Comments

Leave a Reply