• Escríbenos a nuestro Whatsapp: 316 764 20 88

Así se vive en una ciudad sin agua potable

A pesar de los compromisos hechos por el Gobierno, en Yopal sigue reinando el escepticismo. Llevan 24 meses sin el servicio y cada político de turno ha prometido un cambio.

Yopal está sedienta desde mayo de 2011, cuando el invierno arrasó con la planta de tratamiento de aguas. Arturo Medina, un habitante de la ciudad, asegura que estos dos años sin agua apta para el consumo humano tienen una razón clara: la mala planificación de sus gobernantes. “Construyeron la planta de tratamiento en una zona de alto riesgo, y mire lo que pasó. Esa plata se perdió y hoy estamos padeciendo”. Padecen Arturo y otros 130.000 ciudadanos que para bañarse regresaron a los tiempos en que no había acueducto.

Los ríos, su fuente principal, se están convirtiendo también en los causantes de enfermedades y epidemias. En la zona que habita Medina está el río Cravo Sur. Aquí, a la orilla, bajo un sol que calienta como brasa las rocas lavadas por la lluvia y el tiempo, hay hombres y mujeres —ellas son más—, volviendo a tomar las piedras más grandes como batea para limpiar sus ropas. “Qué bueno sería poder restregar aquí a esos políticos que no sabemos qué han hecho con la plata de las regalías y que nos tienen, mire usted, en este sufrimiento”, dice Anastasia Oquendo. Entre sus pies corre Cravo Sur.

La verdadera fuente de vida para esta gente, que lleva dos años recibiendo las cuentas de un servicio que no consume, es el agua potable que hoy les entrega la Cruz Roja Colombiana, agua bendita que no se puede comercializar, como lo advierten los carteles del organismo. Se trata de unos pozos construidos por la administración distrital en 2012. Extraen agua de la tierra y luego la potabilizan en plantas modulares aportadas por la Dirección Nacional del Riesgo. “Si no fuera por la Cruz Roja, no cocinaríamos”, dice María Sepúlveda, quien sostiene en sus brazos a su nieta de un año.

Aunque ya se disiparon las protestas, luego de que se llegara a un acuerdo con los marchantes gracias a la intermediación de la Iglesia, a los yopaleños les cuesta creer. No están tranquilos con las declaraciones del viceministro de Agua, Iván Mustafá, quien aseguró que desde hace tres años hay alrededor de $150.000 millones en el Fondo de Adaptación del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, esperando a que la administración municipal de Yopal decida continuar con el proyecto para la construcción de un nuevo sistema de acueducto y una planta de tratamiento de agua potable.

Así se lo expuso Cecilia Correa Glen, gerenta del Fondo de Adaptación, al actual alcalde, William Enrique Celemín Cáceres, en una carta del 21 de marzo de 2012. A la misiva, el mandatario respondió el 9 de mayo del mismo año asegurando que “la administración municipal de Yopal reitera su disposición de continuar con el proyecto”.

El viceministro Mustafá aseguró, en una reunión sostenida el martes con los voceros de la protesta, que los diseños deberán estar listos en seis meses y que en dos años, a más tardar, Yopal podrá contar nuevamente con agua potable. El ángel de la reunión fue el arzobispo de Yopal, monseñor Misael Vacca Ramírez, quien apaciguó los ánimos asegurando que si bien se trata de un asunto de carácter humanitario, no se justificaba el vandalismo.

Las protestas, que comenzaron el pasado fin de semana como una movilización social pacífica, se salieron de cauce y se volvieron incontrolables, como reconoció Herbin Ortiz, líder estudiantil: “Por eso levantamos el paro; había gente ajena a él que desvirtuó la protesta inicial”.

Roberto Hernández, líder conciliador, insiste en que hay que hacerle veeduría a los acuerdos a que se llegó: el primero, suministrarles agua a los yopaleños con carrotanques, y el segundo, proporcionarles plantas potabilizadoras. Volver a tener acueducto, que es el anuncio más añorado, aún no ha sido concretado en el papel y está lejos de ser una realidad.

Yopal, en la mira de la Contraloría

 

Debido a la situación que se vive en Yopal (Casanare) por las dificultades que durante dos años han padecido sus pobladores para acceder al agua, la contralora, Sandra Morelli, anunció que el ente de control ya está adelantado indagaciones preliminares al respecto.

Según Morelli, las investigaciones están dirigidas a la calidad del agua, las supuestas irregularidades en la licitación para el préstamo del servicio de acueducto y las características técnicas de la tubería.

Por otro lado, señaló que parte de las causas del desabastecimiento de agua que se padece en el municipio han sido las dificultades en la ejecución de las regalías, debido a que estos recursos están en fiducias y, por demoras contractuales, no se ha podido avanzar en las obras necesarias. Para la Contralora, aunque la figura de fiducia garantiza que no se desvíen los recursos, en Yopal estaría retrasando inversiones necesarias.

Fuente: http://www.elespectador.com/noticias/nacional/articulo-411597-asi-se-vive-una-ciudad-sin-agua-potable

Publicaciones relacionadas:

Comentarios

comentarios

Etiquetas: , ,

About The Author

Canal2

No Comments

Leave a Reply