• Escríbenos a nuestro Whatsapp: 316 764 20 88

Bomberos lograron controlar los dos incendios forestales del oeste de Cali

Después de una intensa jornada de trabajo, los Bomberos Voluntarios de Cali lograron controlar los dos incendios de gran magnitud que ardían desde el pasado lunes en Cali.

Después de más de 24 horas de trabajo, los Bomberos de Cali lograron apagar este martes las llamas de los dos incendios que ardían en las montañas del oeste de Cali, uno en Bataclán y otro en Normandía.

La emergencia fue de tal magnitud que las autoridades presentes en la zona tuvieron que evacuar a las familias de cuatro viviendas de la parte alta de Bataclán.

“El helicóptero Bambi hizo unas 17 descargas en la zona del incendio. Cada descarga fue de 7000 galones de agua”, dijo Rodrigo Zamorano, coordinador de Gestión de Riesgo del Municipio.

Los organismos de socorro realizaron la evacuación preventiva de doce viviendas que se encontraban en alto riesgo en dicho sector, pero una vez fue apagado el incendio las familias retornaron a sus hogares, según señaló Fernando Murillo, sargento primero coordinador de emergencias de los Bomberos de Cali.

“El material de las viviendas, por ser madera, es muy inflamable. Por eso debíamos prevenir una emergencia evacuando a las familias”, puntualizó.

Alejandro Alvarado Gutiérrez, habitante del sector de Bataclán, en la zona de ladera de Cali, contó que acababa de llegar a su casa de trabajar, cuando vio el incendio y salió a ayudar a sofocar las llamas en compañía de otras 20 personas.

Los fuertes vientos en el sector de Normandía, al oeste de Cali, reactivaron una vez más el incendio forestal que parecía haber sido controlado por los Bomberos Voluntarios de Cali hacia la 1:00 p.m. de este martes.

De acuerdo con el organismo de control, más de 50 bomberos y 60 policías fueron necesarios para apagar el incendio en Bataclán, donde cerca de cinco hectáreas resultaron quemadas.

Mientras tanto, otros 16 bomberos apagaron la conflagración en Normandía, emergencia que estuvo activa desde el pasado lunes en la noche. Tal incendio consumió 50 hectáreas de vegetación, pero después un cambio en la dirección del viento provocó que las llamas se extendieran hasta el sector de Alto Aguacatal.

“A las 2:00 p.m. (de este martes) la conflagración se volvió a iniciar, pero hasta el momento no se sabe cuántas han sido las hectáreas afectadas del sector del Bajo Aguacatal”, aclaró Gloria Barona.

Sin embargo, lo que preocupa a los habitantes del sector es que con este ya son tres los incendios que han ocurrido en Altos de Normandía.

De hecho, se podría decir que los vecinos de esta zona han desarrollado una especie de sexto sentido. No se trata de la intuición. Es la capacidad de detectar un incendio sin haber visto siquiera las llamas, sin haber sentido su calor.

Es el caso de Pedro Camargo Díaz, un vecino de la zona, quien el pasado lunes, alrededor de las 4:00 p.m, supo que una nueva conflagración amenazaba las viviendas de al menos tres de sus vecinos.

Pedro estaba viendo televisión y un sonido lo alertó. Luego lo hizo un olor. “Salí y alcancé a ver la llamarada y llamé a los Bomberos. Todavía no eran las 5:00 p.m. Todo estaba sucediendo a escasos metros de mi casa. Siempre he tenido que atender estos casos”.

El hombre de 37 años dice que los incendios ya hacen parte de toda su vida. Dice también que los vecinos llamaron a los Bomberos y que mientras estos llegaban (tardaron cerca de 15 minutos), los moradores del sector emprendieron una labor de socorro con baldes de agua. Dice que hicieron al menos 30 viajes, subiendo y bajando la montaña, allá en ese punto donde empieza El Aguacatal.

“Estas cosas pasan muy a menudo. Las casas de dos vecinos, Inés y Francisco, estuvieron a punto de quemarse. Actuamos a tiempo”, continuó Pedro.

Otra vecina, Dora Elizabeth Rodríguez, aseguró que ella descubrió el fenómeno gracias a que salió a echarle abono a los árboles de su lote.

“Iba a echarles ‘Triple 15’, pero vi una llamarada, entonces llamé a mi primo, a Pedro, para que alertara a las autoridades. Lo primero que pensé fue que estaban quemando el monte, pero subí a revisar y no vi a nadie sospechoso”, explicó.

Aún cuando no se atreve a asegurarlo, ella no descarta que una de las razones del incendio podría ser que los dueños de al menos tres lotes no han ido al lugar para cortar la maleza. “Si nosotros lo hacemos, nos mandan a la Policía, porque creen que vamos a invadir. Ellos no lo hacen y esto sucede. Siempre es la misma historia”, denunció.

“Nosotros tenemos que estar pendiente de los incendios, porque nos han dejado muchos sustos. Queremos sembrar árboles, pero las quemas no nos dejan. Cada verano es lo mismo, en este año ya hemos padecido tres incendios cerca a Altos de Normandía”, agregó.

Así mismo, aseguró que “aún cuando los socorristas hicieron un buen trabajo, esto empeoró, porque llegaron y dijeron que tenían que esperar una orden de la Central”.

Otro vecino que se negó a revelar su identidad, le dio la razón: “En parte hubo negligencia, porque esto se pudo controlar a tiempo. Algunos siempre llegan a esperar que el fuego se apague solo”.

El hombre agregó que “el fuego empezó en la parte baja de la montaña, cerca a las casas, pero el viento se lo llevó hasta una torre de telecomunicaciones, luego se fue rumbo a las Tres Cruces y por los lados de la cantera de piedra”.

Por su parte, el sargento primero Fernando Murillo, coordinador de Bomberos Cali, le dijo a El País que “la situación es crítica, ya que desde la 5:00 p.m. estamos trabajando con cuatro máquinas de Bomberos y cuatro carros logísticos, además de la ayuda de los vecinos”.

“No hemos podido controlar la situación, porque esta es una zona donde extraen piedra. Además, hay respiraderos y voladeros. Incluso, es una zona insegura para las unidades”, agregó el sargento Murillo.

De acuerdo a lo explicado por el coordinador de la institución bomberil, la velocidad del viento no permite controlar la situación. “Estábamos trabajando en una zona y luego las llamas tomaban otra dirección y en esa estuvimos cerca de cinco horas. El incendio recorrió Altos de Normandía, las minas de extracción de piedra y el Cerro de las Tres Cruces”, dijo.

En ese tiempo, las 20 unidades del Cuerpo de Bomberos de Cali, que posteriormente se convirtieron en 40, lograron mantener a salvo cerca de 50 viviendas vulnerables en la parte media de la montaña.

“Cabe anotar que por la extracción de piedras y las actividades en esta zona hay erosión, lo que también dificulta las tareas en estos terrenos”, agregó el sargento Murillo. Hasta el momento el reporte indica que 50 hectáreas han sido afectadas, pero el fuego continúa.

En cuanto a qué pudo provocar la quema, atinó a decir que “aún no podemos entregar una versión acerca de lo aquí pasó, porque es difícil, porque sería lanzar algo inoficioso. Pero lo que sí puedo decir es que donde está el hombre, este deja la huella”.

Cabe recordar que en lo corrido del año ya van 66 incendios forestales atendidos por el Cuerpo de Bombero Voluntarios de Cali.

Fuente: http://www.elpais.com.co/elpais/cali/noticias/bomberos-intentan-controlar-fuerte-incendio-oeste-cali

Publicaciones relacionadas:

Comentarios

comentarios

About The Author

Canal2

No Comments

Leave a Reply