• Escríbenos a nuestro Whatsapp: 316 764 20 88

Están matando a los líderes sociales del posconflicto

Por: María Esperanza Arias Herrera 

Los líderes sociales asesinados desde el día de la refrendación del acuerdo de paz eran campesinos, estudiantes, madres, padres, indígenas, afros, y a pesar del eco que se le ha hecho a este asesinato sistemático, nadie ha tomado la bandera de dicha responsabilidad.

Pero estos 16 no son los únicos. Antes del primero de diciembre, durante el último año de los diálogos de paz con las Farc, se registraron aproximadamente 100 homicidios de líderes sociales.

El número varía en cada organización consultada. Para el Alto Comisionado de las Naciones Unidades para los Derechos Humanos, son 64 los casos presentados en 2016, pero según el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), la cifra de homicidios de defensores ascendió a 117 y en el informe de Derechos Humanos de la Cumbre Agraria señalan que 94 líderes fueron asesinados.

Sin embargo, todos coinciden en un punto: la cifra de líderes sociales asesinados aumentó desde que las Farc cesaron el fuego y se concentraron para empezar su desmovilización.

La Cumbre Agraria Campesina, Étnica y Popular señaló cuatro factores por los que se están presentado estos hechos: El primero es la reorganización de los paramilitares que quieren ocupar los territorios que están dejando las Farc; el segundo es el regreso de los miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) que quedaron libres después de cumplir la pena en el marco de la Ley de Justicia y paz, el tercer factor tiene que ver con los intereses económicos que causan los megaproyectos, y el último es la violencia política en contra de los que defienden el fin del conflicto armado.

¿Quién responde?

El Defensor del Pueblo, Carlos Alfonso Negret Mosquera, ya pidió a las autoridades nacionales medidas de protección efectivas para los líderes sociales en las zonas que históricamente han sido afectadas por el conflicto.

“Los líderes y defensores de DD.HH. hoy en día se encuentran expuestos a un riesgo inusitado por cuenta de la violencia que atemoriza los territorios más vulnerables del país, pero a su vez son los más comprometidos con la paz y la reconciliación nacional”, recordó Negret Mosquera.

Además Piedad Córdoba, como vocera del movimiento Marcha Patriótica, ha alertado al Gobierno para que no se repita el exterminio que sufrió la Unión Patriótica entre los años 80 y 90.

A pesar de esto, el Gobierno no considera que el asesinato de líderes sociales sea sistemático. “Hay asesinatos pero no son sistemáticos, si lo fueran sería el primero en aceptarlo”, dijo el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, en una entrevista a una emisora radial.

En diálogo con Publimetro, Negret aseguró que el país debe evitar que continúen los asesinatos de los líderes y defensores.

“No podemos repetir el exterminio de la UP. Tenemos que trabajar todos en proteger a los líderes sociales y a todos los integrantes de las Farc que están empezando este proceso de desarme”.

Y agregó: “No creo que los asesinatos sean casos aislados. Hay grupos armados asesinando a los líderes sociales y por eso necesitamos la intervención de la Fiscalía para esclarecer estos casos”.

Para el defensor, lo primero que se debe hacer para garantizarles su seguridad es “empezar una campaña para no estigmatizar a los líderes sociales. Eso va a ser muy importante porque se le baja la guardia a los enemigos de la paz. Y, además, la Unidad Nacional de Protección tiene que intervenir”.

Mientras eso ocurre, en las poblaciones más apartadas del país, donde la violencia es el pan de cada día, hay personas que continúan con la defensa de los Derechos Humanos y que creen que la paz es el único camino.

Lo que dice el acuerdo de paz:


El acuerdo de paz habla de las “garantías de seguridad para líderes y lideresas de organizaciones y movimientos sociales y defensores y defensoras de derechos humanos”, en el que se estipula elevar el costo de los delitos contra líderes, entre otras decisiones para proteger la vida de los defensores.


Líderes sociales asesinados desde el primero de diciembre, día en el que el Congreso refrendó el acuerdo de paz con las Farc:

  1. Vicente Borrego

Asesinado en Riohacha, la Guajira, el primero de diciembre de 2016.

Fue el primer líder social asesinado desde el día que se implementó el acuerdo de paz con las Farc. Borrego fue concejal de Riohacha.

  1. Luis Carlos Tenorio

Asesinado en Páez, Cauca, el 2 de diciembre de 2016.

Tenorio era conocido en el Cauca por ser médico tradicional y su asesinato fue denunciado por la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular.

  1. Samir López

Asesinado en Galapa, Atlántico, el 2 de diciembre de 2016.

Era concejal de la Alianza Social Independiente. El portal Prensa Caribe Afirmativo se pregunta si su asesinato tiene relación con su trabajo a favor de los derechos de la comunidad LGBTI o por hacer control político al exalcalde de ese municipio, hecho por el cual fue amenazado.

  1. José Abdón Hoyos

Asesinado en la vereda San Isidro de Sotará, Cauca, el 3 de diciembre de 2016.

Hoyos era integrante de la Mesa de Víctimas de Sotará y estaba pidiendo a la CAR del Cauca la protección de unos humedales ubicados en una finca.

  1. Nataly Salas

Asesinada en Montería, Córdoba, el 3 de diciembre de 2016.

Era una activista estudiantil de la Universidad de Córdoba y antes de ser asesinada fue también violada.

  1. Eder Mangones

Asesinado entre Tiquisio y Norosí, Bolívar, el 10 de diciembre de 2016.

Mangones era minero y líder social en el corregimiento de Mina Seca. También hacía parte de la Junta de Acción Comunal del corregimiento.

  1. Guillermo Veldaño

Asesinado en Puerto Asís, Putumayo, el 12 de diciembre de 2016.

Veldaño era el presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Buenos Aires y era integrante de un sindicato afín al movimiento político Marcha Patriótica.

  1. Anuar Álvarez

Asesinado en Argelia, Cauca, el 25 de diciembre de 2016.

Álvarez era un líder campesino del Cauca y trabajaba con el comité cocalero de Argelia.

  1. Yaneth Calvache

Asesinada en Balboa, Cauca, el 30 de diciembre de 2016.

Calvache era integrante de la Asociación de Trabajadores Campesinos de Balboa y hacía parte de un colectivo campesino del Cauca.

  1. Olmedo Pito

Asesinado en el corregimiento El Palo, de Caloto, Cauca, el 6 de enero de 2017.

Pito era miembro de Marcha Patriótica y comunero del resguardo Huellas Caloto, de los indígenas Nasa, en el Cauca.

  1. Aldemar Parra

Asesinado en el corregimiento La Loma, de El Paso, Cesar, el 7 de enero de 2017.

Parra era uno de los líderes de la comunidad que luchan contra el Estado y varias empresas por la contaminación que produce la explotación carbonífera.

  1. Juan Mosquera

Asesinado en Río Sucio, Chocó, el 10 de enero de 2017.

Además de Mosquera, su hijo Moisés también fue asesinado. Ellos fueron acusados por las AUC de colaborar con el frente 57 de las Farc.

  1. José Yimer Cartagena

Asesinado en Carepa, Antioquia, el 11 de enero de 2017.

En un comunicado, la Defensoría del Pueblo condenó el asesinato de Cartagena, líder de Marcha Patriótica en el departamento y vicepresidente de la Asociación Campesina del Alto Sinú.

  1. Emilsen Manyoma

Asesinada en Buenaventura, Valle del Cauca, el 17 de enero de 2017.

Manyoma era una líder social muy reconocida en el puerto del pacífico gracias a su trabajo en defensa de los derechos humanos en el Bajo Calima. También pertenecía a la Red Conpaz.

  1. Joe Javier Rodallega

Asesinado en Buenaventura, Valle del Cauca, el 17 de enero de 2017.

Rodallega era pareja sentimental de Emilsen Manyoma y fue asesinado junto a ella. Él siempre acompañó a Emilsen en sus procesos y también fue promotor y defensor de los Derechos Humanos en diferentes regiones del Pacífico.

  1. Hernán Agames

Asesinado en Puerto Libertador, Córdoba, el 19 de enero de 2017.

Agames era un líder campesino, cercano a la Marcha Patriótica y miembro del comité cocalero de la región. Además, se dedicaba a hacer pedagogía de los acuerdos de paz.

Aunque las diferentes organizaciones señalan el asesinato de estos 16 líderes, después de la muerte de Agames se registró el homicidio de tres campesinos más en la misma región.

About The Author

Canal2