• Escríbenos a nuestro Whatsapp: 316 764 20 88

Hace seis años un meteorito asustó a los vallecaucanos

Eran la 4:40 de la tarde del viernes 6 de julio de 2007 cuando el cielo del Valle del Cauca estalló por un instante. Una fuerte explosión, acompañada de un destello enceguecedor irrumpió en la rutina de los habitantes de nueve municipios del centro del departamento, que vieron como una bola de fuego se precipitaba a tierra.

Tal como pasó este viernes en Rusia, en aquella ocasión fue un meteorito el que causó estragos en Restrepo, Calima-El Darién, Vijes, Yotoco, Buga, Riofrío, San Pedro, Tuluá, Guacarí, Ginebra, El Cerrito e incluso Cali, desde el instante en que atravesó la atmósfera.

El hecho no dejó daños incalculables ni centenares de heridos como pasó en el país europeo, pero dio de que hablar durante varias semanas. Las versiones iban y venían entre los pobladores, llegaron a los medios de comunicación y traspasaron las fronteras regionales y nacionales.

Una supuesta bomba, un accidente de una aeronave y hasta la caída de un misil fueron las teorías que inicialmente se escucharon, pero éstas fueron descartadas por las autoridades civiles y militares.

Debido a las características que habían descrito las personas que vieron y sintieron el fenómeno, tomó fuerza la tesis de la entrada de un meteoro, la cual fue respaldada por expertos en astronomía.

Los campesinos que a la hora del contacto del meteorito se encontraban trabajando a cielo abierto fueron los que en su mayoría describieron el hecho con testimonios cargados de zozobra e incertidumbre.

Uno de ellos fue Ernesto Garzón, un labriego de la zona rural de Restrepo que dijo que “el impacto fue tan duro que me produjo un susto terrible. Yo creí que era un temblor, porque el suelo vibró durísimo”.

De igual forma se expresó doña Amalia Gómez, habitante de Miravalle, en Vijes, dijo que “era una luz que iba muy rápido y luego se veía humo en el cielo. Creo que donde cayó no está muy lejos de Vijes”.

Pero para los expertos no había duda. Integrantes de la Asociación de Aficionados a la Astronomía de Cali, Antares, aseguraron que todas las pistas apuntaban a que era un meteorito o bólido, como se les conoce tecnicamente, el que se había precipitado a tierra.

“La descripción que da la gente corresponde a la entrada de un meteoro cuya magnitud es mayor a la de una estrella fugaz, que se deja ver en el cielo como una bola de fuego”, explicó entonces Jaime García, integrante de la Asociación de Aficionados a la Astronomía de Cali, Antares.

De inmediato, las alcaldías de las nueve localidades enviaron comisiones de búsqueda para dar con el paradero del objeto que causó pánico cuando explotó en el cielo, cualquiera que este fuera.

Recorrieron las montañas a pie, las sobrevolaron y siguieron las indicaciones de los astrónomos, pero no encontraron el cráter que buscaban, ni el área quemada por la bola de fuego, ni una piedrita. Nada.

Incluso, varias asociaciones de aficionados y facultades de astronomía del país y hasta un cazador de meteoritos de Estados Unidos llamado Mike Farmer, llegaron al Valle para hacer un recorrido en la zona y tratar de encontrar el supuesto meteoro que había conmocionado a 500.000 vallecaucanos. Pero parecía que se hubiera desintegrado.

Lluvia de meteoritos en el oriente de Cali

Casi una semana después de lo ocurrido los medios seguían reportando lo detalles de la búsqueda de los rastros que había dejado el fenómeno celeste, y fue entonces cuando empezaron a aparecer en varias casas del oriente de Cali.

Al chocar con la atmósfera, el meteorito se fragmentó en varios pedazos, y cada uno de ellos fue a parar a una vivienda de este populoso sector de la capital del Valle, a decenas de kilómetros donde se había visto el fogonazo, rompiendo techos, baldosas, vidrios y hasta una nevera.

El primero de los pedazos fue hallado el lunes 9 de julio en el barrio Laureano Gómez, al oriente de Cali, en una casa humilde donde vivían la señora Jackeline García y su familia.

“Escuché un ruido muy fuerte, cuando al rato sentí que cayó algo en el techo, fuimos a mirar. Al principio pensé que algún niño había tirado la piedra, pero cuando vi el noticiero relacionamos todo y al otro día llamamos a una emisora para que alguien la viniera a examinar”, dijo la ama de casa.

El segundo pedazo fue encontrado el martes 10 de julio en una vivienda ubicada en el barrio Antonio Nariño y el tercero apareció el jueves 13 de julio cerca de los lugares en los que fueron encontrados los otros dos bólidos.

En ese momento se despejó cualquier duda. El cazador de meteoritos había certificado la autenticidad de las rocas y pagado millonarias sumas a quienes las encontraron.

A diferencia de lo ocurrido en Rusia, una vez se resolvió el misterio todos quedaron felices. Los afectados salieron ganadores, pues repararon los daños causados por los proyectiles espaciales y quedaron con algo de dinero gracias a un ‘gringo’ aficionado por los asteroides que, según algunos de protagonistas de esta historia, había legado a Cali “como caído del cielo”.

Fuente: http://www.elpais.com.co/elpais/valle/noticias/recuerda-meteorito-cayo-hace-6-anos-valle-cauca-esta-historia

Publicaciones relacionadas:

Comentarios

comentarios

About The Author

Canal2

No Comments

Leave a Reply