• Escríbenos a nuestro Whatsapp: 316 764 20 88

La homosexualidad como delito

En países como Uganda, los casos de violencia, discriminación y amenaza contra homosexuales son frecuentes, sin que haya ningún tipo de protección estatal.

Gran polémica ha causado una ley aprobada hoy en Uganda –oriente de África– que penaliza la homosexualidad con cadena perpetua.

La norma, conocida como “Ley Anti-Homosexualidad” fue aprobada por una gran mayoría del Parlamento ugandés, luego de que en 2009 el proyecto fuera presentado por el diputado David Bahati, quien en un principio contempló la pena de muerte para la persona que fuera descubierta por segunda vez realizando actos homosexuales o para parejas en las que uno de sus miembros fuera menor de edad o portador de sida.

“Somos una nación que teme a Dios, valoramos la vida de manera holística. Estos valores explican que los diputados adoptaran este proyecto de ley, sin importar la opinión del mundo exterior (…) es una victoria para Uganda. Estoy feliz de que el Parlamento haya votado contra el mal”, manifestó Bahati a la agencia AFP.

Aunque la presión internacional en contra del proyecto, liderada por Amnistía Internacional, Human Rights Watch y hasta por el propio Barack Obama –presidente de los Estados Unidos– logró hacer que se retirara el punto sobre la pena de muerte, la ley aprobada sanciona hasta con 14 años de cárcel a quien incurra en el delito de ‘homosexualidad’ y castiga con cadena perpetua el delito de ‘homosexualidad agravada’, para quien reincida en la falta o cometa actos homosexuales con menores de edad, discapacitados o portadores del VIH.

Recientemente, el Parlamento de Uganda sancionó una ley en el mismo sentido, que prohíbe a sus habitantes –especialmente a las mujeres– usar cualquier tipo de vestuario “provocador” en el que sobresalgan los senos o la cola, a la vez que penaliza cualquier comportamiento erótico que atente contra las costumbres cristianas del país africano.

El parlamento también aprobó una ley contra la “pornografía”, a pesar de las críticas de algunos diputados porque el término atenta contra la tolerancia hacia la diversidad cultural del país. “Con la promulgación del proyecto de ley he cumplido un sueño”, dijo el ministro de Ética, el reverendo Simon Lokodo. El presidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos y Parlamentarios, Steven Tashobya, dijo que la pornografía fomenta los delitos sexuales contra los niños y las mujeres, incluida la violación y el abuso sexual de menores.

Esta comisión argumentó que, pese a que Uganda ya cuenta con leyes que prohíben la pornografía, no hay una sola norma para abordar de manera global esta cuestión. La ley prohíbe cualquier imagen o representación en ropa interior o sin ropa que descubra partes del cuerpo humano como los senos, los muslos, las nalgas y los genitales. No se podrá mostrar bajo ningún medio a personas en el acto sexual, que exhiban un comportamiento erótico destinado a provocar la excitación sexual y “cualquier acto indecente o comportamiento que tiende a corromper la moral”.

Estas manifestaciones se vetarán en cualquier práctica cultural (danza, espectáculo), comportamiento o publicación, ya sea a través de medios literarios, como de información, entretenimiento o fotografía. La ley prevé la creación del Comité de Lucha contra la Corrupción, que velará por el cumplimiento de la norma.

Samuel Opio, activista ugandés por los derechos de la población LGTBI le manifestó a la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex –ILGA, por sus siglas en inglés– su decepción por la aprobación de la Ley Anti-Homosexualidad: “el proyecto no es constitucional y va en contra de los derechos fundamentales de las personas y de los pueblos de Uganda, por lo que llevaremos nuestro caso a tribunales de justicia internacionales”.

De esta manera, Uganda se sumó a la lista de 78 países en los que cualquier tipo de actuación o conducta homosexual se considera ilegal y es fuertemente reprendida por el Estado, a través de arrestos –como ocurre en Camerún–, latigazos (mecanismo con el que son juzgados los homosexuales en Irán) y hasta cadenas perpetuas, como sucede en Bangladesh.

De acuerdo a la ILGA, la situación se torna aún más preocupante en países como Mauritania, Sudán, Somalia o Nigeria –en África– y en Arabia Saudí, Yemen e Irán –en Asia– donde la condición de homosexual acarrea la pena de muerte.

Fuente: http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/homosexualidad-delito-articulo-465398

Publicaciones relacionadas:

Comentarios

comentarios

Etiquetas: ,

About The Author

Canal2

No Comments

Leave a Reply