• Escríbenos a nuestro Whatsapp: 316 764 20 88

Yamid Amat y Juan Gossaín

[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»1_2″][et_pb_image admin_label=»Imagen» src=»https://www.canal2.co/wp-content/uploads/2015/11/images.jpg» show_in_lightbox=»off» url_new_window=»off» animation=»left» sticky=»off» align=»left» force_fullwidth=»off» always_center_on_mobile=»on» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid» /][/et_pb_column][et_pb_column type=»1_2″][et_pb_image admin_label=»Imagen» src=»https://www.canal2.co/wp-content/uploads/2015/11/descarga1.jpg» show_in_lightbox=»off» url_new_window=»off» animation=»left» sticky=»off» align=»left» force_fullwidth=»off» always_center_on_mobile=»on» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid» /][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row admin_label=»Fila»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Cali, 1 de Noviembre de 2015

Señores Periodistas,
Yamid Amat y Juan Gossaín:

Hace 30 años el 6 de noviembre el Palacio de Justicia ardía en llamas, mientras el M19 y el Ejército y la Policía de Colombia se enfrentaban, el primero tomándose y, los otros, recuperando el emblemático edificio en la Plaza de Bolívar de Bogotá.

Ustedes dos eran a la postre los periodistas más reputados y más escuchados de la radio colombiana. Eran conductores de opinión y de información, casi insustituíbles, para que «el pueblo colombiano» se enterara de lo que estaba sucediendo con esta cruenta toma y retoma.

A las 8 de la noche de ese día, inexplicablemente ustedes interrumpieron la transmisión en vivo que hacían sobre la tragedia que se vivía en pleno centro de la capital del país y ambos dieron paso a la transmisión de los partidos del torneo del fútbol colombiano.

Muchos años después y, tal vez, como aprendizaje de lo ocurrido en esa fecha, el gobierno y los medios, el mismo día que el país se enteraba de la masacre de los 11 Diputados del Valle a manos de las Farc, optaron por la misma fórmula: darle paso en la noche a la transmisión de los partidos del fútbol colombiano.

Traigo esta memoria ahora para preguntarles: ¿Fue solo responsabilidad del Estado y del gobierno de la época, la evidente censura que vivió el país entero ante los graves acontecimientos ocurridos?.

Esta pregunta porque les tengo otra: ¿Por qué no se negaron a cumplir la orden de censura que el régimen les imponía a ustedes y a través suyo a todo el país?.

Es obvio que su negativa a aceptar la censura les habría desencadenado el despido fulminante de sus cargos y seguramente la sospecha sobre sus actuaciones, pero con toda seguridad, su ejemplo habría estimulado en el periodismo colombiano «el coraje y el respeto profundo por un oficio que no nos pertenece, en tanto que como nos lo han predicado grandes maestros , somos simples notarios de la historia y no amanuenses del poder».

Digo esto no para señalarlos como responsables o cómplices de tanta bellaquería que se ha hecho con la realidad del país desde el periodismo y desde los poderes del establecimiento dirigente; lo digo solo para pedirles que nos expliquen a quienes hoy ejercemos el periodismo desde la provincia y desde medios locales con muy poco poder «frente al poder», lo que desde su experiencia y desde su reflexión juiciosa y autocrítica, aprendieron sobre lo que no se debe hacer con la información y con la verdad histórica: negarla, ocultarla, invisibilizarla, distorsionarla.

Es fácil cuestionar a los medios por quienes son sus dueños, por la presencia de los grupos económicos en ellos, por la comercialización de la noticia, por la orfandad editorial en la que han caído. No es fácil en cambio, cuestionar el rol de los periodistas más insignes, los llamados a alumbrar el camino, los que al final terminan compartiendo el poder de sus contratantes y quienes lamentablemente no usan su poder para empoderar al país.

Soy consciente que lo que les pido es un ejercicio de catarsis y de autocrítica en el oficio, muy valioso y necesario para las nuevas generaciones de periodistas, para quienes sí que es importante dilucidar finalmente cuál es la diferencia entre la actuación de Belisario Presidente, abdicando a su misión y a la majestad de su poder y la de los periodistas más «poderosos» del país en su momento, renunciando a plantarle cara a ese mismo poder, reivindicando el derecho de todo un país a conocer los hechos históricos sin mediación de la verdad oficial.

Llegan tiempos que requerirán del periodismo mucha seriedad, mucha sensibilidad y sobre todo mucha independencia y coraje, para enfrentar las presiones que ya se ven venir, para pintar el rostro de la realidad según las conveniencias de los poderosos de todos los bandos en conflicto y no según el derecho supremo de la gente a escuchar de viva voz su propio palpitar.

Por estas razones es tan importante pedirles que respondan estas incómodas, pero sanadoras preguntas.

Con un cordial saludo,

José Alberto Tejada Echeverri.
Presidente Corporación CECAN.
Director CANAL 2 TV CALI

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

About The Author

Canal2

No Comments

Leave a Reply

Canal 2 Cali